Sobre la docencia. Los pensadores y los panelistas.

 

La docencia tiene una topografía que se escapa al mapeo que podemos hacer de ella.

Cuáles son los mecanismos, dispositivos o situaciones que tenemos que poner en marcha para sacudir un sistema educativo conservador y reproductivo. La marcha de la retórica teórica se estanca entre los eruditos y los que ponen el cuerpo en las aulas. Esa separación tácita entre maestros y pensadores no se salva convocando a los primeros a ser pertenecientes de los segundos. No se cómo se salva. Tal vez sea necesario que los intelectuales vengan a nuestras trincheras educativas, no a estudiarnos, sino a acompañarnos como colegas, sindicalizarnos en torno a un hacer común que no puede dejar de tener su pie en el aula.

Cuestiones de orden práctico necesitan de inmediata asistencia para que cuestiones de orden pedagógico tengan sustento y relevancia ¿Pero de quién es la voz autorizada para hablar de esto? ¿De un investigador? ¿De un panelista de TV? ¿De un trabajador de la educación?

Hay en los tres elementos mencionados mutua desconfianza. Como si faltara un actor que sincretice una práctica plagada de teoría y una teoría que no puede dejar la práctica. Es que enseñar en una escuela es mucho más que seguir un diseño, aplicar enfoques de una perspectiva didáctica o llevar día a día las actividades de un manual. Es una actividad polisémica, colectiva, que se escabulle en percepciones individuales y prescripciones.

¿Qué es un maestra/o? ¿alguien que crea condiciones de aprendizaje con los elementos que cuenta? ¿Alguien que reproduce saberes socialmente válidos (y en disputa), en un orden jerárquico de conocimiento siendo su lugar el anteúltimo de una cadena pedagógica?

De acuerdo a la respuesta que la sociedad considere, se difundirá una suerte de perfil. Claro que en términos de respuestas de la sociedad, no todo es blanco y negro. Sino que también hay intereses en disputa. Entonces al parecer el camino es más sinuoso que declaraciones floridas para zócalos de programas de televisión.

Como trabajador de la educación pienso que tenemos que construir respuestas a la pregunta por el ser docente abrevando de distintas fuentes, como un río nutrido de múltiples vertientes. Es importante entonces mostrar esta topografía para comprender la complejidad de la tarea docentes y del trabajador de la educación.

Sabiendo que el mapa no es el territorio, es tiempo de construir dioramas, maquetas, no tanto para otros la contemplen, sino más bien para que en el proceso podamos reconocer nuestro territorio, sus declives y prados, sus asperezas y virtudes a fin de poder intervenir en él.

 

 

Apuntes #TBBTS | El chantaje de nuestra epoca | @mckenziewark 

Las posibilidades de este mundo,  en estos tiempos, parecen lúgubres y aburridas. Todo lo que ofrecen en el mejor de los casos son espectáculos de desintegraciones. Capitalismo o barbarie, esas son las opciones. Esta es una época gobernada por este chantaje: o más y más de lo mismo, o el fin de los tiempos. Al menos eso es lo que ellos dicen. Nosotros no nos tragamos eso. Es hora de empezar a confabular como salir del siglo XXI. Los pesimistas tienen razón. Las cosas no pueden seguir como están. Los optimistas también tienen razón. Otro mundo es posible. Los medios están a nuestra disposición. El ser de nuestra especie es constructor de mundos.

Algunas veces, para ir hacia adelante, uno tiene que volver atrás. 

The possibilities of this world, in these times, seem dismal and dull. All it offers at best is spectacles of disintegration. Capitalism or barbarism, those are the choices. This is an epoch governed by this blackmail: either more and more of the same, or the end times. Or so they say. We don’t buy it. It’s time to start scheming on how to leave the twenty-first century. The pessimists are right. Things can’t go on as they are. The optimists are also right. Another world is possible. The means are at our disposal. Our species-being is as a builder of worlds.

Sometimes, to go forward, one has to go back.

Imagen

 

Apuntes TBBTS | Dejando el siglo XXI | @mckenziewark 

En el siglo XXI,  el insomnio de la razón no cría monstruos, sino mascotas. No es de extrañar que ya no haya ningun dios, cuando lo que se espera de ellos es que desciendan del Monte Olimpo con bolsitas de plástico y que limpien. 
Estamos aburridos de este planeta.  Ya ha visto siglos mejores, y nos elude la promesa de la llegada de mejores tiempos. 

In the twenty-first century, the insomnia of reason does not breed monsters, but pets. No wonder there are no longer any gods, when what is expected of them is that they descend from Mount Olympus with plastic baggies and clean up. 

We are bored with this planet. It has seen better centuries, and the promise of better times to come eludes us. 

Texto original

Imagen y noticia

 

The Beach Beneath the Street | Apuntes | Toda cultura es derivada @mckenziewark 

Para que el trabajo del pasado se convierta en recursos del presente se requiere usarlos en el presente de una manera un poco particular. Requiere que su apropiación sea como herencia colectiva, no como propiedad privada. Toda cultura es derivada

But for past works to become resources for the present requires their use in the present in a quite particular way. It requires their appropriation as a collective inheritance, not as private property. All culture is derivative.

 

HASTA TU VICTORIA SIEMPRE | La Poderosa

 

No se fue. Quedó para siempre en la memoria de los pueblos libres

 

Me retiro de Twitter por un tiempo

Cada tanto me agarra la fobia a las redes sociales. Ya no lucho contra ella.

Durante un tiempo no voy a estar chequeando el stream de Twitter.

Me contactan via mail o en el blog

Nos vemos.