Deberíamos mirar un poquito mas allá